0 3 mins 3 meses

Prensa CEB 5.2.2024.- Mons. Fernando Bascopé, presidente del Área de Educación de la Conferencia Episcopal Boliviana, anuncia acciones legales ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con el objetivo de que esta instancia internacional examine a fondo la situación y se pronuncie a las posibles violaciones a los derechos fundamentales en este caso.

En conferencia de prensa llevada a cabo hoy en el Auditórium Juan Pablo II de la CEB, Mons. Bascopé en compañía del secretario ejecutivo, Jorge Fernández, hicieron conocer la posición que tomará en este caso la Iglesia Católica

En este contexto la autoridad de educación de la CEB, dio lectura a una serie de violaciones a los derechos fundamentales que se ha producido como consecuencia del cierre de esta institución emblemática:

-Violación al derecho a la libertad educacional: El Estado boliviano, al impedir a la Iglesia abrir su escuela normal, está infringiendo el derecho a la libertad educacional al no permitir al pueblo católico establecer y gestionar una institución educativa organizada en torno al ideario educacional católico, y cumpliendo con los requisitos mínimos que las autoridades establezcan; en circunstancias de que la normativa denunciada simplemente lo prohíbe de manera absoluta.

-Violación al derecho a la educación: La clausura del Instituto Normal Católico Sedes Sapientiae limita el acceso de aquellos que deseen recibir una educación católica, atentando contra el derecho a la educación de quienes buscan una formación en concordancia con sus convicciones filosóficas, pedagógicas y religiosas.

-Violación a la libertad religiosa: El cierre de la institución afecta indebidamente la autonomía de la Iglesia para perseguir sus fines propios, que incluye la educación religiosa, y todas las acciones inherentes a ella, como lo es la formación de profesionales de la educación para cumplir esta misión. Ello impone restricciones que socavan la posibilidad de transmitir conocimientos desde la filosofía y el magisterio católico.

Por lo que se insta a las autoridades pertinentes a revisar esta situación y garantizar el respeto a los derechos fundamentales consagrados en la Constitución y los tratados internacionales suscritos por Bolivia. La libertad educativa y religiosa enriquece la sociedad, y es crucial proteger y promover la pluralidad en el ámbito educativo.

“Ponemos en manos de Jesús Maestro el éxito de esta gestión escolar y la posibilidad de una reapertura de la Normal Católica”, concluyó.