Conferencia Episcopal Boliviana

Categoría: Noticias de contraparte.

Fecha: 15 de agosto del 2016.

Autora: Natalia Casanovas.

Fotografía: Natalia Casanovas

Fuente: Comisión Episcopal de Educación (CEE).

Dalia2016El Congreso de Ciencia Tecnología y Género, realizado en Costa Rica, estaba dirigido a motivar la inclusión de género debido a la presencia mayoritaria de varones en áreas pertenecientes a la ciencia y la tecnología. En este evento participaron 18 países de Latinoamérica y España. En representación de Bolivia estuvo Dalia Rocha Narváez,  encargada de formación docente y punto focal de género en el proyecto Formación técnica profesional (FTP); impulsado por la Comisión Episcopal de Educación y la Cooperación Suiza en Bolivia.  De las 8 mesas que participaron, sólo Bolivia tocó la temática de la inclusión de la mujer en áreas educativas y laborares de zonas rurales.

La pobreza tiene rostro femenino. Las mujeres y niñas están representadas entre los índices de pobreza a nivel global. En América Latina las mujeres sufren de manera más directa los problemas derivados de la pobreza en relación a los hombres y se debe a varios factores, entre ellos, los más representativos son: la diferencia de roles entre el hombre y la mujer, la vulneración de sus derechos fundamentales y a los papeles (estereotipos) de género en el contexto de pobreza. Estos datos fueron investigados en el 2014 por la cientista Balenguer.

La Constitución Política del Estado (CPE) ha establecido avances importantes en relación al ejercicio  de los derechos de las mujeres. Rocha cuenta que hay avances en cuanto a los niveles de inclusión de la mujer en diferentes ámbitos.  Bolivia es uno de los países que tiene más normativa en el tema de género, en lo que respecta a las gestantes hay más colaboración por los bonos que reciben, pero esto no llega a zonas rurales.  La CEE trabaja hace diez años en el proyecto FTP (con 19 centros en diferentes lugares del país), con el enfoque prioritario a las mujeres y jóvenes de orígenes campesinos. Entre el 2012 y 2015 se trabajó con 104 docentes quienes a su vez implementaron la “guía de género” con un total de 2 673 participantes de un universo donde el 51% son mujeres.

Rocha presentó la experiencia del proyecto en el congreso, la cual es básicamente la formación de docentes en equidad de género y promover la sensibilización  de los derechos de hombres y mujeres a la educación, a la no violencia y la promoción de la motivación de participantes mujeres en ofertas educativas no tradicionales, por ejemplo: Metal mecánica, Agropecuaria y Computación.

“El proyecto apoya mucho para fortalecer a las mujeres, ayudó con la fundación de guarderías en Santa Rita – Catavi porque las mamás no tenían donde dejar a sus niños pequeños mientras pasaban clases. En el caso de Nilo Cullen de Caranavi, una de las docentes nos ha relatado cómo las mujeres que trabajan  en el área técnica  de pollerería están cambiado su visión, ya que después de los tres años del proyecto pidieron la inclusión de sus esposos. Así vamos aprendiendo que la equidad de género no va solo por un lado, sino que necesariamente tienen que tomar en cuenta a todos los miembro de la familia”, cuenta Rocha algunos grandes logros que tuvo la institución.

Algunos objetivos que se tiene en el proyecto para el 2016 es contar con material en audio para las diferentes culturas con las que se está trabajando. También está previsto vídeos en formato de historietas, además de boletines informativos elaborados por las y los docentes. “Hay un camino bastante largo por recorrer… enlazar la práctica con la normativa permitirá afianzar logros en el tema de equidad de género”, argumenta Rocha al final de su ponencia en el congreso.